domingo, 6 de julio de 2008

Tus Hijos

TUS HIJOS

Tus hijos no son tus hijos

son hijos e hijas de la vida

deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti

y aunque estén contigo

no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,

pero no tus pensamientos, pues,

ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,

pero no sus almas, porque ellas,

viven en la casa del mañana,

que no pueden visitar

ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,

pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque la vida no retrocede,

ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos

como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación

en tu mano de arquero

sea para la felicidad.

Khalil Gibran


Es doloroso eso de “tus hijos no son tus hijos”… jamás lo comprendí, aunque siempre me gustó este poema.
Ahora que tengo una hija, veo cuanta razón tienen estas palabras.
Cuando mi hija era una recién nacida, y en sus primeros meses de vida, dependía en forma exclusiva de mi. Claro, también estaba su padre, sus abuelos, tíos, todos los que la adoraban y adoran. Pero su madre, por siempre y para siempre, soy YO. No hay otro amor como el de madre. Ahora que ella es un poco más grandecita, ya muestra signos de independencia: come sola, quiere peinarse, cepillarse los dientes, jugar sin nadie que la moleste..
Es en esos momentos cuando nos damos cuenta de que algún día, que llegará velozmente, no nos necesitarán. Lo que debemos hacer, creo, es que QUIERAN necesitarnos. No tratemos, como dice el poema, de hacer de ellos una versión nueva y mejorada de nosotros mismos… al menos intentémoslo.

1 comentario:

Khadija dijo...

q casualidad q yo puse el texto de khalil gibran ayer en mi blog..jijiji..un beso!

domingo, 6 de julio de 2008

Tus Hijos

TUS HIJOS

Tus hijos no son tus hijos

son hijos e hijas de la vida

deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti

y aunque estén contigo

no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,

pero no tus pensamientos, pues,

ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,

pero no sus almas, porque ellas,

viven en la casa del mañana,

que no pueden visitar

ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,

pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque la vida no retrocede,

ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos

como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación

en tu mano de arquero

sea para la felicidad.

Khalil Gibran


Es doloroso eso de “tus hijos no son tus hijos”… jamás lo comprendí, aunque siempre me gustó este poema.
Ahora que tengo una hija, veo cuanta razón tienen estas palabras.
Cuando mi hija era una recién nacida, y en sus primeros meses de vida, dependía en forma exclusiva de mi. Claro, también estaba su padre, sus abuelos, tíos, todos los que la adoraban y adoran. Pero su madre, por siempre y para siempre, soy YO. No hay otro amor como el de madre. Ahora que ella es un poco más grandecita, ya muestra signos de independencia: come sola, quiere peinarse, cepillarse los dientes, jugar sin nadie que la moleste..
Es en esos momentos cuando nos damos cuenta de que algún día, que llegará velozmente, no nos necesitarán. Lo que debemos hacer, creo, es que QUIERAN necesitarnos. No tratemos, como dice el poema, de hacer de ellos una versión nueva y mejorada de nosotros mismos… al menos intentémoslo.

1 comentario:

Khadija dijo...

q casualidad q yo puse el texto de khalil gibran ayer en mi blog..jijiji..un beso!